19 may. 2011

listo pero con errores

-

Ludovica Esquirru me dijo que este año del conejo va a ser dificil. Que los años que te toca el chino(12, 24, 36, etc) te pasan cosas impensadas y que realizàs cambios importantes. El año pasado fuè el año de Kirchner en el chino y mirà como le fué. Muriò, pero a la vez se mostrò su aprovaciòn social de manera innegable.
Ludovica tambien me dijo "este año morìs o te transformàs". Pero Martin Albertengo, uno de mis màs brillantes cònyuges, replica y dice que la apreciaciòn es demasiado general y que efectivamente algo va a suceder, pudiéndose encasillar en la muerte o la transformaciòn, cualquier cosa que pase, catapultando a Ludovica a una venta asegurada de sus próximos libros, y así para siempre. Mejor dicho asegurando todos esos beneficios a la editorial que publica a Ludovica.
Yo comparto con Martin Albertengo la observaciòn y con Ludovica supongo que algún grado de desequilibrio mental (y con Albertengo tambien). Más seriamente pensé el caso y descubrì que morir es transformarse tambien, y transformarse es dar muerte a un sector de tu persona, y vida a otro. Por lo cual Ludovica sólo quiere confundirme y vender libros.
En el caso que el binomio sea cierto, para morir o transformarse se necesita mantenerse en movimiento ya que ninguna de las dos cosas podrìan sucederme en la tres paredes de mi habitaciòn. Personalmente no quiero morir tropezàndome en mi casa, todos queremos morir durmiendo o en alguna ultima situaciòn anecdótica. Tampoco es probable que vaya yo a convertirme en prìncipe o en sapo. Sea como sea en movieminto me encuentro y elijo las dos, siendo dos (morir o transformarse, teorìa del chino y ludovica) o siendo una y la misma cosa (morir/transformarse, pensamientos derramados al paso por albertengo y apuntalados por mí).
Las posibilidades son múltiples pero la que te toca es una. Y no te toca de suerte. Te toca màs o menos la que elegìs. Si la elegìs y salís a su encuentro. Sino no.
Ludovica, Albertengo, Kirchner y Manolo suenan a la Pesada del Rock and Roll.
-

No hay comentarios: