12 oct. 2008

A ver Gastón

La lluvia puede mojar la cabeza del cadette. Puede mojar todo su cuerpo si no tiene piloto. Puede poner alerta a los conductores de autos. Puede traerte todo lo que no quieras. Tambien te puede hacer bien. Ella te quiere mojar, te quiere enseñar cosas. Y uno la quiere esquivar, otro abre el paragüas, otro se queda mirándola desde un toldito.
Te comés una pasa de uva y todo está bien. Si lo pensás dos veces, o si no lo pensás, llegás siempre a lo mismo: todo, pero todito todo, está bien.
Y sí escuchás música, te ponés lindo. Si la sabés elegir no te puede jugar en contra. Hay chicos que tienden a hacerse mal todo el tiempo, quizás nosotros somos uno de ellos tambien. Pero al toque que te reíste perdiste: te volvés a dar cuenta que todo marcha como una comparsa de barrio.
Y ahora te prendés un cigarro. La mezcla con la pasa de uva es increíble. Habla tanto de mí que empiezo a temer esto de "ser un despistado de mí". Ja!. La pista sería yo.. y estar despistado sería estar perdido o lejos de mí.
Pero nada puede dejarme fuera de la pista, a decir verdad. Yo creo ser el hombre más estúpido sobre la tierra. Pero sabés por qué? Porque mi ideal de hombre es muy grande. Tendría que mirar dentro de mí y ver que con esta estupidez gigantesca puedo volver a pista y ser un gran conductor o al menos conducir bajo los efectos de lo que yo elija.
Ahora lo veo todo un poco más claro: La pista, o el camino, es hacia mi y es lo turbio. Recorrerme y chocar, morader banquina o pinchar rueda.. eso es lo que me deja fuera de la pista. Entonces vuelvo a ver que si de conocerme se trata, nada, pero nadita nada, puede estar tan mal.


Te quiero vida. Pocas veces lo siento y muchas menos te lo digo, pero me interesás bastante y sé que sos buena gente.

Un beso

Manu, el tonto.

No hay comentarios: